17 octubre, 2019

Quito, una ciudad sustentable

La capital ecuatoriana continúa su camino para convertirse en una de las ciudades más sostenibles del mundo y así atraer a más turistas dispuestos a descubrir esta urbe que se desarrolla en armonía con el medio ambiente.

La ciudad, en su mission de reducir la huella de carbono, actualmente impulsa acciones mediante la reforestación y la energía limpia. Desde enero de 2015, se han plantado más de 385 mil árboles. También se ha hecho más eficiente el alumbrado público con la instalación de luces LED. Asimismo, Quito promueve una política de gestión de residuos sólidos que apunta a reducir en un 5% la producción de residuos per cápita, además de fomentar prácticas como el reciclaje.

Por éstas y otras prácticas eco-amigables para mitigar el cambio climático, Quito no solo ha sido reconocida como la ciudad más sostenible de Ecuador, sino que también fue seleccionada como una de las 17 urbes del mundo finalistas en el premio a la ciudad más sostenible del mundo, distinción que otorga el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Este reconocimiento es fruto de los esfuerzos que se han realizado en los últimos años para transformar a Quito en un destino de turismo sustentable por excelencia.

quito-una-ciudad-sustentable-1

Pero los motivos que muestran a Quito como un destino sustentable, no acaban ahí. El turismo es una de las industrias que más se ha beneficiado por las iniciativas verdes, que ofrece a los visitantes una gran multiplicidad de opciones eco-amigables. Una de ellas es el avistamiento de aves, una experiencia que suma cada vez más adeptos y que puede realizarse en varios puntos de la ciudad y alrededores, donde hay señalizaciones que indican las especies más fáciles de observar.

Además, para los viajeros que van en busca de vivir experiencias, que combinen el disfrute de la naturaleza pero también desean interactuar con los lugareños, hay atractivas opciones a pocos kilómetros de Quito.

quito-una-ciudad-sustentable-2

La Ruta Escondida es una forma alusinante de acercarse al turismo ecológico y comunitario. La ruta inicia en Guayllabamba, un pueblo cálido y de colinas verdes, reconocida por sus delicias culinarias como el locro y la fritada. Más adelante, entre frutas exóticas y paisajes andinos, la ruta se interna en pequeños pueblos rurales, donde se puede disfrutar de la calidez de sus pobladores, conocer sus tradiciones y recorrer un bello entono natural.

quito-una-ciudad-sustentable-3

A 120 kilómetros al noroccidente de Quito, se encuentrta otra gran opción ecológica. El Área Natural Protegida Mashpi-Guaycuyacu-Sahuangal, nombre que se debe a los ríos de la zona, abarca casi 318 mil hectáreas y es un verdadero tesoro de biodiversidad. La amplia gama de ecosistemas vegetales boscosos constituye el refugio de vida silvestre para una gran cantidad de plantas y animales.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *