21 agosto, 2019

Irán, un país para descubrir

La antigua Persia es un verdadero tesoro de la civilización y del pensamiento, donde surgieron conceptos filosóficos, matemáticos, literarios y culturales que llegaron al mundo occidental vía rutas comerciales y sucesivas olas de dominación de lado a lado. Parte de esa poderosa herencia histórica puede ser vista en ciudades hoy transformadas en ruinas, como Tchogha Zanbil, Persépolis y Pasárgada, omnipresentes en los libros de historia. Hombres como Xerxes y Darío eternizaron sus nombres en batallas contra Alejandro Magno y los 300 de Esparta – que, en realidad, eran mucho más. Ningún nombre sobresale al de Ciro, el Grande, un estadista y soldado que legó cambios profundos en la sociedad y cultura de su vasto imperio, que iba de Turquía a la India, el mayor de su tiempo. Curiosamente, él era un gran protector del pueblo judío, que le tenía una alta estima.

Teherán

Para aprovechar una vida urbana más agitada, la capital Teherán es el itinerario ideal para el turista. En la metrópolis de 8 millones de habitantes es posible conocer el palacio Golestan, un amplio complejo de edificios y jardines, un verdadero oasis en el corazón de la ciudad. Cerca de él, el Gran Bazar es literalmente un laberinto de tiendas y cafés, con cientos y pequeñas tiendas que venden de platerías hasta preciosos alfombras persas.

unnamed

Shiraz

La ciudad es conocida por ser la capital de la cultura y la literatura del país. Tumbas de renombrados poetas como Hafez y Sa’adi están en Shiraz y son punto de encuentro para que las personas se reúnan y lean poesías. Shiraz es el hogar de la historia antigua de Persia, de los desarrollos culturales y de las atracciones naturales.

unnamed (1)

Persépolis

Casi totalmente destruida por Alejandro, el Grande, de Persépolis hoy sólo quedaron ruinas. Ubicada a una hora en coche de Shiraz, la antigua capital de Persia se encuentra al noreste de Irán, y lo que quedaba de un antiguo imperio todavía es capaz de contar mucho sobre el pueblo persa. Persépolis fue construida con el propósito de ser un centro ceremonial y administrativo, y su población era muy pequeña comparada a la de Babilonia. La ciudad sólo fue utilizada por el rey, en épocas festivas, y principalmente en el Año Nuevo.

unnamed (2)

Fuente: MONDO TRAVEL MARKETING

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *