23 septiembre, 2019

El Metro, un transporte sustentable

El Metro de Santiago, red de transporte que moviliza diariamente 2,2 millones de pasajeros en la capital chilena, funcionará desde 2018 con 60 por ciento de su consumo eléctrico proveniente del sol y el viento.

El proyecto permitirá reducir en 130.000 toneladas anuales las emisiones de CO2 a nivel país, “equivalentes a plantar 7.800.000 de árboles”, dice aSciDev.Net Rodrigo Azócar, presidente del directorio del Metro.

“El Metro será un transporte más limpio”.

Con esto, Chile avanza en su compromiso voluntario ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Además, el precio de la energía para este transporte se volverá más estable y competitivo.
El Metro tiene 108 estaciones y más de 100 kilómetros de extensión. El 70 por ciento de su energía renovable provendrá del proyecto fotovoltaico El Pelícano, que contará con 255.000 paneles solares y se comenzará a construir gracias a este contrato, mientras que los 56 aerogeneradores del Parque Eólico San Juan abastecerán el 30 por ciento restante.

Ese Parque, en construcción desde 2015, será el más grande de Chile. Hasta enero tenía contratado el 70 por ciento de su producción.

Construcción de centrales superan los US$ 500 millones. Para construir dichas centrales, capitales privados invertirán más de US$500 millones. Ambas se ubican a 540 kilómetros al norte de Santiago, en el límite sur del Desierto de Atacama, y entregarán su energía al Sistema Interconectado Central, que alimenta a gran parte del país.

Azócar confirma que “el 100 por ciento de la energía solar generada por la planta fotovoltaica será utilizada para cumplir con el suministro de la empresa y del total de energía generada por el parque eólico, aproximadamente 15 por ciento se destinará a satisfacer los contratos con Metro”. Estos fueron pactados por 15 años.
“Es una buena noticia para las empresas generadoras de energías renovables, porque este tipo de proyectos se construyen una vez que aseguran un contrato de esta magnitud. Al mismo tiempo, el Metro será un transporte más limpio”, opina Marcelo Matus, investigador del Centro de Energía (CE) de la Universidad de Chile.
Según cifras del CE, mover los trenes de la red consume 2,5 por ciento de la energía eléctrica que emplea la capital.

el-metro-un-transporte-sustentable-2
Este centro ha planificado un proyecto para abastecer al Metro de energía solar generada localmente, instalando paneles fotovoltaicos sobre las vías que corren en superficie, como ya se hace en trenes urbanos de Nueva York y Los Ángeles (EE.UU.), Beijing (China) y Amberes (Bélgica).

“Ambos proyectos serían completamente compatibles y se potenciarían entre sí”, señala Matus, uno de sus gestores. Esto, porque cubrir con paneles fotovoltaicos 24 kilómetros de vías abiertas proporcionaría 40 por ciento de la energía que consume el Metro, con una inversión recuperable en siete años.
PARA TODA LA VIDA

Escrito por Annemarie Balde Loosli

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *