23 septiembre, 2019

Compartiendo bellezas brasileras

Una visita particular a una cueva está más estrechamente vinculada al gusto por el turismo de aventura, ecoturismo y la cultura local. De acuerdo con la demanda turística internacional, el 15,7% de los extranjeros que viajaron a Brasil en 2015 tuvo como motivación la naturaleza, el ecoturismo y la aventura. El número incrementó en 23% en comparación a 2014 que fue del 12,8%.

Algunos itinerarios son recomendados para disfrutar durante en cualquier época del año:

Parque Nacional Serra da Capivara

Es la mayor colección de sitios arqueológicos y pinturas rupestres en el continente americano y está ubicado en el estado del Piauí. El complejo de montañas, valles, cuevas y paneles de Serra da Capivara es considerado Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por parte de la UNESCO. El reconocimiento internacional muestra la importancia de la atracción turística así como los registros prehistóricos del parque, que representa el hogar de los restos más antiguos de la presencia humana en América. De los 172 lugares para visitar, 17 están adaptados para usuarios en sillas de ruedas.

Parque Nacional Catimbau en Pernambuco

El parque arqueológico es el segundo más grande de Brasil e impresiona a los visitantes por su grandeza, la belleza del paisaje y las diversas formaciones geomorfológicas, que exhiben obras de arte, tallado por la erosión. Existen 27 sitios arqueológicos a lo largo del lugar, en el que se puede disfrutar de las pinturas de hace 6000 años, lo que representa cómo era la vida en la región. Varias rutas de bajo grado de dificultad y mucho acceso se encuentran programadas para acceder a los monumentos geomorfológicos.

Formosa histórica

A solo 80 kilómetros de Brasilia, Formosa, ciudad del estado de Goiás, resalta por alojar en sus cuevas una verdadera joya. Pinturas hechas por los primeros habitantes de la región central del país sobre animales y personas en colores rojo, naranja, vino o negro adornan 7 de las 29 cuevas en la región y ha atraído la atención de turistas y locales. En Toca da Onça, situada en una reserva privada a siete kilómetros del centro de la ciudad, los visitantes pueden disfrutar de pinturas que datan de alrededor de 4500 años atrás. Para visitar y disfrutar de esta historia única del continente y del Brasil, se necesita solicitar turno y permisos con anterioridad.

Las cuevas del Parque Nacional Peruaçu

Situado en el norte de Minas Gerais, la reserva, es el hogar de más de 140 cuevas, más de 80 sitios arqueológicos, así como de flora y fauna típica de la zona y del país. Su arte rupestre y obras datan desde hace 10.000 años y sus cuevas están llenas de belleza natural y biodiversidad. El Parque Nacional ofrece a sus visitantes atractivos que se suman a seis rutas de visita y ocho cuevas, tomando en cuenta que recientemente se ha estructurado un nuevo horario de lunes a viernes de 8h a 18h.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *